lunes, 20 de febrero de 2012

X / V Señor De Vizcaya, Haro y Álava, Diego Lope VI DIAZ DE HARO Y MANRIQUE DE LARA.


III.-Diego López de Haro "el Blanco", hijo de Lope Íñiguez el Rubio y de Toda díaz- Álvarez. Es el Blanco el III señor histórico de Vizcaya y VIII si consideramos los cinco señores legendarios.   Nació hacia el año de 1075. Gobernó 1093 y 1124. Murió en 1124. Estuvo casado con doña María Sánchez de Navarra (otros mencionana a Elvira García), hija del conde navarro Sancho Sánchez, señor de de Erro, Tafalla, San Esteban y Falces , hijo de Sancho Macerátez -señor de Álava y Oca-, y su esposa Andregoto, que murió después de 1127, y de su esposa Urraca Ordóñez de León, hija de Ordoño Ordóñez y Anderquina. A la muerte de Alfonso VI sigue fiel a su hija la reina Urraca, quien le mantiene la tenencia de los castillos de Haro y Buradón. 

Fueron padres de Lope Díaz que fue IV señor de Vizcaya de 1124 a 1170, de Sancho Díaz, de Fortún Díaz, de Gil Díaz, de Nuño Díaz  y de Sancha Díaz, esta filiación no está confirmada en fuentes primarias; casó con Lope Sánchez, señor de Llodio.  Se la da también como nieta de Íñigo López Ezquerra, I señor de Vizcaya, y de su matrimonio con una infanta navarra con la que es padre de Diego López, casa con María Ordoñez y son padres de Sancha Díaz, señora de Frías y Mendoza,  que casa con su primo hermano el I señor de LLodio uno de los hijos de Sancho Íñiguez, señor de Vizcaya y que muere antes que su hermano Íñigo López Ezquerra siendo este el que sucede en Vizcaya en lugrar de sus sobrinos los hijos de Sancho Íñiguez. Al señor de LLodio,  hermano el señor de Orozco, quita Vizcaya su tío el ya I señor histórico de Vizcaya.  Vemos como los señores de LLodio y luego ya también señores de Mendoza remontan su línea genealógica a la rama primogénita de los señores de Vizcaya, usurpada por el hermano que sucede al frente de Vizcaya.


Tuvo este infante Don Zuria en su mujer Doña Dalda un hijo llamado Don Manso López del nombre patronímico de su abuelo, y fue segundo señor de Vizcaya y de Tavira de Durango por su madre, floreció en tiempo del conde Don Gonzalo Núñez de Castilla, de quien fue íntimo amigo.

A Don Manso López sucedió un hijo suyo que se llamó Don Iñigo López Ezquerra por ser izquierdo, que eso significa ezquerra en lengua cántabra y fue tercer señor de Vizcaya de los López.

Tuvo Don Iñigo López Ezquerra un hijo que se llamó el conde Don Lope, que le sucedió y fue cuarto señor de Vizcaya. Hallóse con el conde Fernán González de Castilla en la celebrada batalla de Hacinas con doscientos de a caballo y seis mil peones de Vizcaya, Treviño, Bureba, Castilla la Vieja y montañas. Fue llamado comúnmente el conde Don Lope, el Vizcaíno rico de manzanas y pobre de pan y vino.

Al conde Don Lope sucedió en el señorío de Vizcaya y fue quinto señor de ella un hijo legítimo que tuvo llamado Don Sancho López, si bien tuvo otro bastardo que se llamó como su abuelo Don Iñigo Ezquerra. Vivió muy poco Don Sancho López y aunque dejó dos hijos llamados Don Iñigo Sánchez y Don Garcí Sánchez por ser muy niños recibieron los vizcaínos por señor suyo a Don Iñigo Ezquerra, hermano de Don Sancho y fue sexto señor de Vizcaya. 


Don Iñigo Ezquerra,  da a los hijos del su ya muerto hermano  Don Sancho, dos lugares y heredamientos. A Don Iñigo Sánchez dio la villa de Llodio y a Don García Sánchez la de Orozco. Hay noticia de estos dos caballeros Don Iñigo Sánchez y Garcí Sánchez en algunos privilegios donde confirman como ricos hombres, en especial en los del rey Don García llamado de Nájera por el año de 1043.

En 1134 su hijo Lope Diaz de Haro (1124-1170) con la invasión de la Rioja por parte de Alfonso VII de Castilla recuperó Nájera y el señorío de Haro además de ser nombrado Alferez Real de Castilla.

Su sucesor Diego Lopez de Haro II (1170-1214) fue actor principal en la conquista castellana de la Navarra occidental (1173-1200) por lo que además del señorío de Vizcaya, le fueron confiados los gobiernos de Bureba, Rioja, Castilla Vetula, Belorado, etc, territorios todos que formaron parte del reino de Navarra. 


IV.- Lope Díaz de Haro nació hacia el año 1110. Está documentado entre 1124 y 1170. Murió antes del 6-V-1170. Casó dos veces. No se ha identificado la fuente primaria de su primera mujer, al parecer, doña Mencia Arias (hija del Conde don Arias), pero si se sabe que tuvo con ella varios hijos. Lo curioso es que la herencia de su casa y sus cargos pasan a los hijos de su segunda esposa, llamada Aldonza Rodríguez (que murió después de 1207 y fue hija del Conde don Rodrigo Veláz y doña Urraca Álvarez), de origen discutido, pero en todo caso emparentada con los gallegos condes de la Casa de Traba. Aunque don Pedro de Portugal, conde Barcelós, dice que todos sus hijos fueron del segundo matrimonio. De la primera unión fueron hijos Lope López  que casó  con doña María de Urgel, hija de Armengol VI y Elvira Rodríguez; Lope García de Salazar afirma en sus "Bienandanzas e Fortunas", que los primeros dos hijos fueron bastardos.  y Sancho López. Del segundo matrimonio fueron: Diego López, Rodrigo López, García López, Pedro López, Sancha López, Mencia López casada con Pedro Rodríguez de Lara, hijo de Rodrigo González, Señor de Lara, y Sancha, Infanta de Castilla, Urraca López de Haro que será reina de León como tercera esposa de Fernando II, Aldonza López, Elvira López, Estefanía López casada como segunda mujer de Fernando Ponce, hijo de Ponce Guerau de Cabrera y doña María Fernández de Traba, Toda López, María López  y Lope López, obispo de Segovia. 

Además, tuvo por hijos ilegítimos a  Martín López que fue antecesor de la Casa de Avellaneda y Alonso López , señor de Villandandro.

V. Diego V López de Haro "el Bueno" nació hacia el año de 1140. Goberno de 1179 a 1214. Murió en Burgos el 16-IX-1214. Recibe en 1200 el señorío de Bizkaia de Alfonso VIII de Castilla, y en 1212, tras la batalla de las Navas de Tolosa, el condado de Durango. Casó dos veces, primero con doña María Manrique, hija del conde Manrique de Lara y Ermesenda de Narbona, y luego con doña Toda Pérez de Azagra,  hija de don Pedro Ruiz de Azagra, señor de Albarracín, y su mujer, doña Toda Pérez de Arazuri. De la primera tuvo a  Teresa Díaz de Haro que casó con el Infante Sancho Fernández de León, señor de Monteagudo y Aguilar, hijo de Fernando II de Léon y Urraca López de Haro, y a Lope Díaz de Haro. De la segunda fueron,  Pedro Díaz, María Díaz Mencia Díaz, Urraca Díaz de Haro  que fue mujer de Álvaro Núñez de Lara, fallecido en Toro en 1219 y hermano del conde don Gonzalo Núñez de Lara y Aldonza Díaz de Haro que fue mujer de Rodrigo Díaz de los Cameros, hermano de don Álvaro Díaz, y que casó luego con su cuñada doña Urraca Díaz de Haro, como su segunda esposa.. Alfonso VIII le otroga la tenencia del Duranguesado, para añadirlo a la de Vizcaya. Al parecer, tuvo también un hijo que casó con una mujer del linaje de los "Mendoza".




Diego López II «El Bueno», que mandaba no sólo en Vizcaya sino también en Alava y Guipúzcoa por delegación del Rey de Navarra;



En 1201 renegó de Castilla por lo que sus bienes fueron confiscados y el señorío tomado por las tropas castellanas. Más tarde, en 1212, tras ser perdonado por el rey de Castilla, participó en la batalla de Las Navas de Tolosa y recibió el Duranguesado (1212).

Su nieto Diego López de Haro III (1236-1254) se reveló en 1240 contra el rey Fernando III de Castilla y León. Fue desterrado y posteriormente perdonado. En 1288 Lope Diaz de Haro III perdió la vida tras un enfrentamiento con el rey Sancho IV de Castilla y León. 

Su hijo Diego López de Haro IV (1288-1289) se unió a Navarra y Aragón para combatir a Castilla pero perdió varios pueblos enmarcados en el señorío como Labastida, Balmaseda y Orduña.

Alfonso XI intento en 1334 hacerse en propiedad con el señorío declarándose en la práctica una verdadera guerra civil entre castellanos y vizcainos. Las tropas del señor de Vizcaya tuvieron que retirarse hasta el castillo de Gaztelugatxe donde resistieron durante más de un mes obligando a los castellanos a retirarse.

La guerra por la sucesión del trono castellano-leonés entre Pedro I “el Cruel” y su hermanastro Enrique supuso el apoyo del señor de Vizcaya, Tello I a su hermano Enrique II, que accedería al trono. La muerte de Don Tello en 1369 provocó que su sobrino, el infante Juan, heredase el título de señor de Vizcaya que quedaría unido al del poseedor del título de rey de Castilla y León. Actualmente el poseedor del título es el rey Juan Carlos I de Borbón.




Don Diego López, llamado el Blanco, hijo mayor de Don Lope Díaz el Rubio le sucedió en el estado y fue octavo señor de Vizcaya. Casó con una dama llamada Doña Almicena, hija del señor de San Joan del Pie del Puerto de Navarra y en ella tuvo un hijo, que se llamó Don López Díaz. Murió dicho señor Don Diego año 1124. A Don Diego López el Blanco le sucedió su hijo mayor Don Lope Díaz- de Nájera y de Haro- y fue nono señor de Vizcaya, IV de la serie histórica. Alonso VII le dio la tenencia de la ciudad de Nájera con título de conde de ella en el año 1130. También por juro de heredad para sí y para sus descendientes la villa de Haro, cuatro leguas de la ciudad de Nájera.






Encontramos como mujer de el blanco a Maria Sánchez. En algunas genealogías es de esta de quien tiene a su hijo y sucesor. Con Maria Sánchez,  hija de Sancho Sánchez de Erro y Elvira Elvira García, es el blanco padre de  Sancho, señor de Tovia que nace en 1110  y casa con María Díaz Duque. De estos los señores de Butrón que emparentan con  los Múgica que son señores de Aramayona a comienzos el siglo XV, Butrón Múgica, después ya en el siglo XVII con los de Casa Idiaquez; de ellos los condes de Aramayona y los vizcondes de Linares y vizcondes de Navahermosa. En la Casa Ducal de Medinaceli.


En el siglo  XII, Diego López, I de su nombre, denominado
«El Blanco», por haber sido poblador de Haro o de su castillo, agregó
como los de su linaje el título de Haro.
En 1124 había acuña moneda, los maravedises lupinos, llamados
Lobis.

 Don Lope Díaz- de Nájera y de Haro-, IX señor de Vizcaya, vivió e hizo su asiento con toda su casa y corte en la ciudad de Nájera, dando principio a lo que continuaron todos sus sucesores los señores de Vizcaya hasta que salió de su casa ese señorío en varonía por morir sin sucesión su rebiznieto el conde Don Lope, que murió en Alfaro. El y sus descendientes serán enterrados en Santa Maria de Nájera, panteón de los señores de Nájera y Haro, señores de Vizcaya.

Casó con Doña Aldonza Rodríguez, hija de Rui Fernández el Calvo, pero más cierto es que casó con Doña Mencia hija del conde Don Arias, en quien tuvo dos hijos y una hija, los hijos fueron Don Diego López de Haro, que le sucedió, y Don Martín López de Haro, la hija fue Doña Urraca López de Haro, reina de León, mujer del rey Don Fernando II de este nombre hijo de su gran benefactor, Alonso VII.

Son los señores de Vizcaya primos de los reyes de Castilla.

Hizo Don Lope Díaz de Haro labrar moneda llamada Lobis, por ir esculpidos en ella los dos lobos armas suyas y de sus pasados. Murió en 6 de Mayo año de 1170. Enterrose en Santa María la Real de Nájera.

Sucedió a Don Lope Díaz de Haro el de Najéra en el señorío de Vizcaya y fue décimo señor de ella Don Diego López de Haro, llamado por sobrenombre “el Bueno”, por otros “el Malo” y responsabilizado de la derrota en la batalla de Alarcos, alférez mayor de Castilla y general en la batalla de las Navas de Tolosa. Murió este gran príncipe en 16 de octubre del año 1214.

El rey Alfonso VIII sintió enormemente esta muerte pues tenía pensado dejar la tutoría de su hijo Enrique I de Castilla y la regencia del reino a este amigo y fiel vasallo. Fue enterrado en el claustro del monasterio de Santa María la Real de Nájera.
      
Fue el primero de su familia que usó el apellido Haro, lo que consta en los documentos a partir de 1184. Fue también el inventor probable de su símbolo heráldico, el lobo con un carnero en la boca, que consta en su sello de 1198.

Las armas que hasta Don Diego López de Haro el Bueno desde el infante Don Zuria, hijo de Don Lope, trajeron todos sus pasados fueron los lobos negros en campo de plata por alusión al nombre de Don Lope, padre de Don Zuria, a los cuales acrecentó Don Diego dos corderos sangrientos atravesados en las bocas de los lobos en que están cebados, por la sangre que en esta batalla derramó de los infieles, como si en su presencia fueran flacos corderos.

 Fue casado dos veces. La primera con Doña María Díaz de Lara, hija del conde Don Nuño de Lara- pero parece más seguro con Doña María Manrique hija del conde Don Manrique de Lara. Tuvo en ella un hijo llamado Don Lope Díaz. Doña María Manrique, si fue su esposa le abandono- se fue como un Herrero, a entender de vida muy alegre-. Cuando murió en satisfacción de su culpa, si bien se mandó enterrar en el monasterio de Huerta, pero no en el capítulo donde estaban sus padres, sino fuera de la iglesia a la entrada de ella para que todos hollasen su cuerpo, sobre el cual se puso una lápida de alabastro con su bulto de relieve, donde estuvo hasta los tiempos del emperador Carlos V, el cual pasando por aquel monasterio, y preguntada y sabida la causa de que sepultura tan lustrosa ocupase lugar tan humilde, mandó quitarle de allí y que la pusiesen dentro del capítulo con sus padres diciendo que ya había hecho harta penitencia.

…que María, esposa de Diego López de Haro y madre de Lope se le fue con un herrero en Burgos, la cual, en satisfacción de su culpa, se mandó enterrar en el Monasterio de Huerta donde sus padres estaban sepultados, mas no en el capítulo con ellos, sino fuera de la Iglesia, a la entrada de ella (lugar que represesnta su memoria y hazaña), dónde todos hollasen su cuerpo y sepultura en una losa llana de alabastro con su busto de relieve. Esta anécdota, contada por el conde Pedro de Barcelos en su Livro de linhagens en 1343, pertenece probablemente a la propaganda anti-Haro desarrollada por la monarquía en los años 1280. Allí estuvo hasta que el Emperador Carlos V, pasando por aquel monasterio y preguntando cuya era la sepultura, le dijeron el nombre y la causa, y él la mandó quitar de allí y poner dentro del capítulo con sus padres diciendo que ya había hecho harta penitencia.


La segunda vez casó Don Diego López de Haro el Bueno con Doña Toda Pérez de Azagra, hija de Don Pedro Rodríguez de Azagra, señor de Albarracín, y de Toda pérez de Arazuri. Es la señora de Vizcaya hermana de Hemán Pérez de Azagra, padre de Don Pedro Femández de Azagra. Tuvo Toda Pérez de Azagra un primer matrimonio del que vienen los ya condes de Concentaina a mediados del siglo XV, los Castella y Llanzol. Ahora el titulo de Concentaina en la Casa Ducal de Medinaceli.


Dos hijas tuvo Don Diego en esta señora. La una fue la condesa Doña Urraca Díaz de Cañas, que casó primero con su primo el conde Don Alvar Núñez de Lara, y de segundo matrimonio con Don Rui Díaz Jiménez, señor de los Cameros. La otra fue la condesa Doña María Díaz, mujer de su también primo el conde Don Gonzalo de Lara. Ambos de la Casa de Lara como  su suegra y pariente.

Siguiendo la interpretación dudosa de un documento problemático, que realizó en el siglo XVII Luis de Salázar y Castro, se ha creído durante mucho tiempo que había casado en primeras nupcias con María Manrique de Lara, hija del conde Manrique Pérez de Lara, prima de la  también, citada como esposa del X señor de Vizcaya, Diego López de Lara “el Bueno “. Era María Manrique de Lara  hija del primer señor de Molina y la condesa Ermesenda, vizcondesa de Narbona. Fruto de este matrimonio habría nacido:

Lope Díaz II de Haro “Cabeza Brava” quien sucedió a su padre en el señorío de Vizcaya, pero no hay constancia documental de este primer matrimonio.

De su segundo matrimonio con Toda Pérez de Azagra, hija de Pedro Ruiz de Azagra, primer señor de Albarracín, este sí atestiguado, nacieron:

    * Lope Ruíz de Haro el menor o el chico, llamado así para diferenciarlo de su hermano mayor Cabeza brava, primer caudillo del reino de Jaén y I señor de La Guardia y Bailén que contrajo matrimonio con Berenguela González de Girón. También es quien formó la línea de los señores de Los Molares.
    * Pedro Díaz de Haro, señor de Cárcar por consideraciones de su madre y abuelos maternos.
    * Urraca Díaz de Haro quien contrajo matrimonio con el conde Álvaro Núñez de Lara y, una vez viuda, fue abadesa en el Monasterio de Cañas.
    * Aldonza Díaz de Haro casada con Rodrigo Díaz de los Cameros conocido como «el Trovador», hijo de Diego Jiménez, señor de los Cameros y Guiomar Rodríguez de Traba.
    * María Díaz de Haro: casó con el conde Gonzalo Núñez de Lara, hijo del conde Nuño Pérez de Lara y la condesa Teresa Fernández de Traba. Al enviudar, entró en el Monasterio de San Andrés de Arroyo donde después de hacer el noviciado, sucedió a su tía Mencía López de Haro como abadesa.
    * Teresa Díaz de Haro (¿1190?-¿?).  Contrajo matrimonio con su primo hermano el infante Sancho Fernández de León, hijo del rey Fernando II de León y de su tía paterna la reina Urraca López de Haro. Con sucesión en los señores de Finés, Biedma y Espeluy, luego de Moguer, Mocejón y Benacazón
    * Mencia Díaz de Haro. Casó con Álvaro Díaz de Cameros, hermano del marido de su hermana Aldonza.