domingo, 23 de mayo de 2010

Puerta del Sol. Madrid.



La Inclusa de Madrid tuvo su origen en 1572 en la cofradía de Nuestra Señora de la Soledad y de la Angustias, fundada en el año 1567, sita en el convento de la Victoria. La Cofradia determinó, en 8 de Mayo de 1572, atender a los niños expósitos, abandonados en los portales y atrios de las iglesias a la caridad pública. En 1580 alquila unas casas cerca de la parroquia de San Luis y funda el Hospital de Niños Expositos que pasa despues a unas salas del antiguo Hospital General. Su objetivo era recoger a los recién nacidos en las calles de Madrid. Las necesidades de espacio y el continuo convivir de los bebés con enfermos contagiosos, aceleró su traslado a un nuevo edificio. En 1586 se estableció con el objeto indicado un hospitalillo en la Puerta del Sol, entre las calles de Preciados y del Carmen- la primera manzana que se ve en la foto, entre las calles de El Carmén y Preciados; estuvo en los bajos de esta manzana el Cafe Oriental, esquina de la calle Preciados, los pisos superiores estaban ocupados por el Gran Hotel Denia Park. Este cambio coincide también con su nueva denominación -Inclusa- debida a la deformación del vocablo holandés «Enkuissen». De esa ciudad de los Países Bajos dos soldados de Felipe II habían traído una Virgen con niño que ocupó un lugar destacado en esta Casa de Expósitos. Los niños recogidos eran bautizados y enterrados en la cercana parroquia de San Ginés.

De la Puerta del Sol, ya en 1801, la institución se traslada a la casa Galera Vieja, un inmueble situado en la calle del Soldado, antiguo cuartel del Soldado, y que estaba regentado por las Hermanas de las Hijas de la Caridad. Pronto vuelve a sufrir nuevas mudanzas, pasando por edificios situados en las calles Libertad y Embajadores.

También se recogian niños en el Refugio y Hospital de Incurables, en el Hospital de la Pasión y en la antigua Casa de Maternidad. Desde el año 1808 hasta 1927-1928 paso a ocupar el edificio de la calle Mesón de Paredes, en la plaza Agustín Lara actual. En la calle Mesón de Paredes, donde estaba la casa del Conde del mismo título, existío en el número 74 el establecimiento de beneficencia de la Inclusa, casa de Expósitos, junto a la Maternidad. La Maternidad Provincial de Madrid estuvo ubicada en la calle Mesón de Paredes, junto a la plaza Agustín Lara, lugar donde también estuvo la Inclusa, que estaba comunicada interiormente con la Maternidad. A principios del siglo XX se añadió un servicio de ginecología. En 1928 fue trasladada al nuevo Hospital Infantil de la calle O´Donnell. El final de la Inclusa llega en 1969, cuando se inauguró el Hospital Infantil de San Rafael, cuyo germen fue la enfermería de la Inclusa.

Los niños que lograban sobrevivir y cumplían 7 años -antes de 1750 la mitad de los incluseros moría y en los primeros años del siglo XIX la mortandad superaba el 80 por ciento-, pasaban al Colegio de Desamparados, los varones, y al de Nuestra Señora de la Paz, la niñas.

El colegio de Niñas de la Paz lo fundó la marquesa de Feria, doña Ana Fernández de Córdoba y Figueroa por medio de un testamento, otorgado el 19 de Septiembre de 1679, encargando a su segundo marido don Pedro Antonio de Aragón que llevase a cabo el pensamiento. El colegio tenía por objeto recoger e instruir a las niñas que, una vez criadas, quedaban fuera de la protección de la Inclusa, por no tener este establecimiento medios de socorrerlas. Al efecto se compró una casa en la calle de Embajadores y se edificó el colegio unido a la Inclusa.

La Junta de Damas de Honor y Mérito, institución que dirigía este establecimiento, prefería que la mayoría de los incluseros de pecho fueran criados fuera de la institución por nodrizas retribuidas. Fueron cinco siglos de existencia, parte de su vida ha quedado registrada en sus libros de entradas y salidas. El primero de ellos, que data del 20 de julio de 1586, recoge, entre otros datos, el sueldo de las nodrizas -4.896 maravedíes de 1587 a 1606, y 7.344 de 1696 a 1700- y todos los empleados que requería la institución: un administrador, un rector, un contador, un mayordomo -que hacía de sacristán- un aguador, una lavandera, madres de salas, nodrizas, un médico y un cirujano. Además, dan a conocer el nombre de pila y apellido del niños, las fechas de llegada y de bautizo, su procedencia y, a veces, si aportaban limosna. Los libros de salidas revelaban la identidad de las nodrizas, su estado civil, oficio, vivienda, salario... No en vano, cada día estas mujeres llamaban a la puerta de la inclusa para pedir trabajo. Otras, incluso, ya entre 1758 y 1868, se anunciaban en el antiguo Diario de Avisos de Madrid.
Eloy Gonzalo García, el héroe de Cascorro, es un niño de la inclusa "nació el primero de diciembre de 1868 a las seis de la mañana, el que está sin bautizar y rogamos se le ponga por nombre Eloy Gonzalo García, hijo legítimo de Pepa, soltera, natural de Peñafiel, provincia de Valladolid"... en 1896 se encontraba destinado en el pequeño pueblo de Cascorro, cerca de Puerto Príncipe, cuando su destacamento fue cercado por 30.000 independentistas. Eloy Gonzalo se deslizó hacia las posiciones enemigas con una lata de petróleo, prendió fuego y logró regresar indemne con los suyos.

La plaza de Agustín Lara se amplió a partir del derribo de la antigua Maternidad y de la Inclusa, que se asentaron en este lugar. Las Escuelas Pías, según Ramón de Mesonero Romanos “Algo más abajo, en la misma calle, o más bien en una plazuela que se forma delante de él, está el Colegio de San Fernando, a cargo de los padres Escolapios, fundado en 1729, y colocado bajo la protección de la villa de Madrid en 1734, en el cual reciben la instrucción primaria gratuitamente unos 2.000 niños, y además se admiten alumnos internos, que pagan una pensión diaria, y para los cuales hay cátedras de Gramática, Latinidad, Historia, Geografía, Matemáticas, etc. El templo propio de esta casa es uno de los más bellos de Madrid, por su planta, que consiste en una amplia rotonda precedida de un espacio cuadrangular, que hace veces de nave, y cubierta por una hermosa cúpula, que sobresale notablemente entre todas las de Madrid. Fue construido por el hermano Miguel Escribano, y terminado en 1791, y la bella colección de esculturas que decoran sus altares, obras todas de los artistas modernos, llama justamente la atención de los inteligentes”. A principios de la guerra civil, el 19 de Julio de 1936, el colegio fue incendiado y los religiososasesinados. Después de la Guerra Civil estaba aquí, el cine "Lavapiés y en el sótano el "Molino Rojo".

Mesonero Romanos- Casa de niños expósitos, vulgo Inclusa. En 1567 se fundó una cofradía en el convento de la Victoria, y tomando una casa cerca de la parroquia de san Luis, empezó a recoger los niños expósitos. Luego compró la casa de la calle de los Preciados, y en el día está situada en la calle de Embajadores, habiéndose reunido al colegio de niñas de la Paz. Este establecimiento, en que tanto se interesa la humanidad, se halla en el día bajo la protección y cuidado de una real Junta de Damas de la primera nobleza, unida a la Sociedad económica. Está servido por las religiosas hijas de la Caridad con todo el esmero que exigen las tiernas criaturas. Para recogerlas hay además depósitos en los hospitales de Pasión, san Antonio de los Portugueses e Incurables, de donde son trasladadas a esta casa. En ella entran anualmente de 1000 a 1200 criaturas, y en 1831 entraron 1201. Pero las rentas de esta casa son cortas, y se sostiene más bien con la protección de los Reyes nuestros señores y la piedad de los fieles. También tiene su capilla, en la cual se venera una imagen de Nuestra Señora, que trajo un soldado español de Enkuissen, ciudad de Holanda, de donde por corrupción viene al establecimiento el nombre de Inclusa.

Ana Fernández de Córdoba y Figueroa,
  • Nacimiento: Sevilla, 1608
  • Bautismo: Parroquia de San Juan de Palma (Sevilla), 1608
  • Defunción: Madrid, 29 de septiembre de 1679
  • Enterramiento:
    • Convento de Capuchinas Descalzas (Madrid), en la calle San Bernardino, Plazuela de Capuchinas, junto al Portillo de san Bernardino; paralela a la calle de la Princesa.
    • Monasterio de Poblet (1682) (Tarragona)

Padres,

  • Alonso Fernández de Córdoba y Figueroa "el Mudo", V marqués de Priego. Montilla, 09/10/1588 - Montilla, 24/07/1645. y Juana Enríquez de Ribera y Girón, 1584 - Madrid, 14/02/1649.


    Casa en Montilla, 18/05/1625, con Gómez Suarez de Figueroa y Córdoba, III duque de Feria, Guadalajara, 30/12/1587 - Munich, 12/01/1634. Padres de Lorenzo Gaspar, IV duque de Feria, 1616 - 1634. Muere en el mismo año que su padre y sin casar.
  • Casa después con Pedro Antonio de Aragón Folc de Cardona, VIII duque de Segorbe. Lucena, 17/11/1611 - Madrid, 01/09/1690. Sin sucesión.

La Plaza del Conde de Toreno se denomina así desde el año 1890 en recuerdo del conde de Toreno, Francisco de Borja Queipo de Llano, conde de Toreno , alcalde y gobernador de Madrid, del 30 de diciembre de 1874 al 10 de diciembre del año siguiente. Originariamente recibió el nombre de plaza de las Capuchinas por el convento de monjas Capuchinas que estaba en frente de la plaza en la calle de San Bernardino y que desapareció en los años 70 del XX.

En la calle de San Bernardino está el palacio del marqués de Santa Cruz.

Nacido el 6-XI-1840 en Madrid, fallecido el 31-I-1890 allí. VIII Conde de Toreno, Grande de España de 1ª clase; Alcalde de Madrid y Gobernador Civil de la provincia, Ministro de Estado y de Fomento, 11 veces Diputado a Cortes por Asturias, Presidente del Congreso de los Diputados, Presidente del Consejo Superior de Agricultura, Industria y Comercio; Caballero de la Orden de Santiago 1852, Gran Cruz de la de Carlos III, de Leopoldo de Bélgica y de la Concepción de Villaviciosa de Portugal; Académico de número de la de Ciencias Morales y Políticas; Gentilhombre de Cámara con ejercicio y servidumbre de SS.MM. los Reyes Isabel II, Alfonso XII y Alfonso XIII.