jueves, 2 de febrero de 2012

Rodrigo Gil de Hontañón.

Nació en 1505 en Rascafría, en una familia dedicada a la Arquitectura y la construcción con origen en Cantabria. Era hijo del cantero cántabro Juan Gil de Hontañón y hermano de Juan Gil de Hontañón, el Mozo, aunque Rodrigo sobresalió con respecto a los anteriores. Muere en 1577.

Rodrigo aprendió el oficio de su progenitor, el arquitecto Juan Gil de Hontañón. De él recibió las habilidades propias de la tradición gótica, expresadas en una trayectoria conjunta que incluye conjuntos como los de la Catedral de Valladolid (1527). Desde 1533, Gil de Hontañón ejerce su profesión en solitario. De esa fecha es la Colegiata de Santa María, construida en Villafranca del Bierzo.

Cuatro años después, se traslada a Santiago de Compostela, y allí participa en la edificación de la Catedral, para la que diseña las fachadas que dan a la Plaza de las Platerías. Poco después, precedido ya por una notable fama, interviene en los proyectos que condujeron a la construcción de las catedrales segoviana y salmantina. Instalado en Salamanca, Gil de Hontañón comparte con fray Martín de Santiago los trabajos arquitectónicos del Palacio de Monterrey.
 
A su etapa de madurez, cada vez más próxima al estilo herreriano, pertenecen otras dos notables creaciones, la catedral de Plasencia y la Iglesia jesuítica de San Luis, situada en Villagarcía de Campos, Valladolid.


Trabajó en sus primeros años con su padre con el que colaboró en obras como la Catedral de Valladolid en 1527. En 1533 realizó su primera obra individual, la Colegiata de Santa María, en Villafranca del Bierzo, con una decoración propia del plateresco. Sucedió a su padre en 1526, en la dirección de las obras de la Catedral de Segovia, de la que fue maestro mayor, y asimismo lo fue de la Catedral Nueva de Salamanca a partir de 1538.

Su importancia, sin embargo, se la debe a la Arquitectura civil. Realizó el Palacio de Monterrey de Salamanca, con soberbia fachada plateresca en la que se intensifica el ornamento escultórico en los cuerpos superiores rematada en crestería. También realizó el Palacio de los Guzmanes, en León (1559-1566), similar, aunque un tanto más sobrio, al Palacio de Monterrey.

Su obra más conocida es la fachada del Colegio Mayor de San Ildefonso, actualmente sede de la Universidad de Alcalá de Henares, (1551-1553), estructurada en tres zonas horizontales: la superior, que cuenta con una galería corrida articulada por columnas rematadas en pináculos, y las dos inferiores, más desnudas, donde se abren huecos estandarte platerescos de gran plasticidad. Aqui también trabaja en la que ahora es conocida como Capilla del Oidor.

Entre sus obras destacan numerosas iglesias en diversas provincias, como la iglesia de Santiago en Medina de Rioseco, la iglesia de Santiago de Cáceres, la iglesia de San Julián en Toro, la iglesia de San Sebastián en Villacastín y obras en la Catedral Nueva de Plasencia , Catedral de Ciudad Rodrigo y en el claustro de la de Catedral de Santiago de Compostela.


Trabaja en la Mota del Marqués, Valladolid, al servicio de los Ulloa y del comendador de la orden de los Caballeros Teutones,  Constantino del Castillo, dean de la catedral de Cuenca.

Las teorías de este prolífico autor se recogieron en el texto Compendio de architectura y Simetría de los templos del salmantino Simón García, maestro mayor entre 1667 y 1703 de la Catedral Nueva de Salamanca. Se atribuyen a Gil de Hontañón los primeros seis capítulos.