sábado, 4 de febrero de 2012

Valmelero. Cuenca.

Valmelero es un pequeño arroyo que nace en la provincia y partido judicial de, en el caz que le da nombre; sigue por Villarejo de la Peñuela y Valdecolmenas de Arriba y de Abajo, é incorporado con el de Villar del Maestre y Villar del Saz de Navalon, sale del partido para entrar en el de Huele y formar el río Mayor. 
Valmelero y sus cercanos Fuente Ruz y Cabrejas son ahora despoblados. Fueron señorios de los Ribera titulares del señorio del cercano Villarejo de la Peñuela. 


La actividad desplegada en la Corte de los RR.CC. por el doctor Juan  Díaz de Alcocer le dio, en contrapartida, múltiples satisfacciones y compensaciones. Casa con María Téllez. Hijo de Fernando Díaz de Alcocer y María Ortiz.


Entre las que hay que destacar las de orden económico, pues logró de los monarcas grandes mercedes, ampliando sus posesiones de forma considerable. Posiblemente fue esa la razón que le impulsó a solicitar a los soberanos licencia y facultad para establecer mayorazgo  de sus bienes, tal como efectivamente se le concedió, por cédula regia  fechada en Medina del Campo, a 7 de enero de 1504.

Dicho mayorazgo fue instituido en favor de García de Alcocer, su hijo, vecino y regidor de la ciudad de Valladolid, casado con Luisa de Sandoval, y de hecho ya en la cédula que se acaba de reseñar se mencionaba a este personaje como beneficiario del mayorazgo que el doctor  de Alcocer deseaba establecer.

García no fue el único hijo que engendraron Juan Díaz de Alcocer y su esposa, María Téllez. De hecho, el matrimonio tuvo, al menos, cuatro hijos más:

— Cristóbal de Alcocer. Bachiller, es protagonista de cierta actividad  en la Corte de los Reyes Católicos durante la década de los noventa, desapareciendo después en la documentación, lo que  nos podría indicar su posible muerte.
— Juana de Alcocer sí que se consagró a la vida religiosa, pues  profesó monja en el Monasterio de San Quirce de Valladolid.
 — Isabel de Alcocer, sobre cuya vida también se cierne cierto misterio: mientras que el genealogista de la familia reseña su matrimonio con un tal Pedro de Madrid, individuo del cual no se conoce más que el nombre, las fuentes presentan a la dama  consagrada al servicio del Señor, aunque sin profesar como religiosa, añadiendo que había hecho voto de castidad.

 — Por último, María Téllez de Alcocer, vecina de Alcalá de Henares, casada con Hernando de Ribera Coello,  señor de Villarejo de la Peñuela, Cabrejas y Valmelero en Cuenca, que debió de morir prematuramente, siendo su presencia en la documentación realmente escasa. 

 
Ana de Ribera, hija de Fernando de Ribera Coello, señor de Villarrejo de la Peñuela, y de María Téllez de Alcocer. Abuelos de Isabel Hurtado de Mendoza, VI señora del Fresno de Torote. Casa con Diego Hurtado de Mendoza, nieto de los IV duques del Infantado. Con sucesión los VI señores de Fresno de Torote en la que recayó el ducado del Infantado por hembra.

Testaron el Doctor y su mujer en Valladolid, mancomunadamente, el día 16 de febrero de 1503. Apenas un año después, el día 11 de febrero de 1504, en su casa de Valladolid murió el doctor Juan Díaz de Alcocer. Su esposa no debió sobrevivirle demasiado. Se hicieron enterrar en la capilla que, bajo la advocación de San Juan Evangelista, se habían edificado en la iglesia de San Miguel de Valladolid.

Aunque sobre ellos se cernía, amenazadora, la sombra de la Inquisición, algunos personajes de origen hebreo, como el doctor de Alcocer, pudieron triunfar, manteniéndose al margen de controversias religiosas. 

De la rama que se estableció en La Puebla de Alcocer, provincia de Badajoz, fue Alonso Pérez de Alcocer, que vivió en tiempos del Rey don Sancho IV el Bravo, y fue padre de Alonso Pérez de Alcocer, que contrajo matrimonio en Alcocer, cabeza del Infantado  de Guadalajara, con María de Arce, en la que procreó a Diego de Alcocer que casó en Cuenca con María Díaz de Alarcón, y vivió en Guadalajara en tiempos de los Reyes don Pedro I, don Enrique II y don Juan II, tuvo por hijo a Fernando Díaz de Alcocer, que fue armado Caballero de la Banda por el Rey don Juan II y casó con Leonor de San Pedro, de la que tuvo, entre otros hijos, a Fernán Díaz de Alcocer, escribano de cámara de Juan II,  regidor de Alcalá de Henares en 1436. Este año fue armado Caballero por don Juan II, y obtuvo privilegio de hidalguía, en 1477 le hizo el citado Monarca Guarda suyo, que equivale a lo que después se llamó gentil-hombre, fundo también, para su enterramiento, la capilla de Santiago en la iglesia de Santa María de Alcalá de Henares, casó con María Ortiz, de quien tuvo, entre otros,  al doctor Juan Díaz de Alcocer, a Álvaro de Alcocer, a Luís de Alcocer  y a García de Alcocer, Alcaide de los Alcázares de Madrid.

Hermanos de Fernando Díaz de Alcocer son Teresa de Alcocer que casa con don Álvaro de Luna y Álvaro de Alcocer que casa con Catalina de Cepeda- apellido converso-.



Álvaro de Alcocer, hermano del doctor Juan Díaz de Alcocer, fue  regidor de Madrid y guarda vasallo de Enrique IV, fue recibido en el estado de Hijosdalgo de la parroquia de San Miguel en 1462, y tuvo por hijo y sucesor a Fernando de Alcocer, que litigó su nobleza en Toledo y fue padre de Álvaro de Alcocer, que fue Secretario del Emperador Carlos V y casó con su sobrina Leonor Álvarez de Alcocer, de la que tuvo a Antonio Álvarez de Alcocer, Regidor de Toledo, Señor de Villamelas y padre de Juan Álvarez de Alcocer, que sirvió en Sicilia y fue Gobernador del castillo y plaza de Trapana, casó en primeras nupcias con Bernarda de Saavedra, y en segundas con María de Agroste Maldonado, le sucedió su hijo Julián de Alcocer, que casó con Ana González, vivieron en Villalba del Rey (Cuenca), y fueron padres de Juan de Alcocer González, que efectuó su enlace con Ana Gusano, de la que tuvo a Julián de Alcocer, bautizado en Tinajas (Cuenca) en 1641, donde casó en 1664 con Isabel de Buendía, de este matrimonio nació Juan de Alcocer, que efectuó su enlace con María Huete, naciendo d esta unión Francisco de Alcocer y García, bautizado en Tinajas, en 1792, donde casó con María Crespo Camarero, fueron padres de Juan Manuel de Alcocer y Crespo, bautizado en Tinajas en 1732, del Consejo de Su Majestad y su Secretario, Intendente del Real Sitio del Buen Retiro y Caballero de Carlos III, en 1789, ganó Real provisión de nobleza en Valladolid el 13 de Diciembre de 1789, formó e ingresó en 1789 como Caballero del Estado Noble en el Real Cuerpo Colegiado de Hijosdalgo de la Nobleza de Madrid.

Fernando Díaz de Alcocer, contemporáneo de Juan II, por albalá regio fechado a 22 de febrero de 1436 el monarca castellano ordena a su Montero Mayor, don Diego Hurtado de Mendoza, que arme caballero al citado Fernando, tal como efectivamente sucede en la propia localidad de Alcalá de Henares, a 10 de abril de 1436.

Casa con Leonor de San Pedro. Padres de Fernando Díaz de Alcocer, Álvaro de Alcocer y Teresa de Alcocer. Álvaro de Alcocer casó con Catalina de Cepeda y  Teresa de Alcocer contrajo matrimonio con don Álvaro de Luna.

El primogénito, Fernando, se consagró al servicio de Juan II, ostentando—al menos— los oficios de escribano de cámara y de guarda, estando datado su nombramiento para este segundo cargo a 2 de noviembre de 1447. Casado con María Ortiz – puede que relacionada con los Cota toledanos, una de las familias conversas más prominentes de la Ciudad Imperial  Fueron padres de una numerosa prole, de la que el doctor Juan Díaz de Alcocer fue el que alcanzó una mayor gloria. Varios de los hermanos del doctor Juan de Alcocer  fueron oficiales regios,

Tenía el doctor de Alcocer fama de converso, y por tal era tenido en la Corte de los Reyes Católicos.  Puede estar la familia Alcocer emparentada con el doctor Fernando Díaz de Toledo, relator de Juan II y uno de los conversos que más destacaron al servicio de ese monarca.

Cuando el doctor De Alcocer se integró en las filas de los juristas de que se rodearon Isabel y Fernando tras su acceso al trono, era ya figura conocida y prestigiosa. A esto hay que unir la fecha de su fallecimiento, que hay que situar en el año 1504, cuando Juan Díaz de Alcocer parecía haber accedido ya a una edad longeva. Uniendo todos estos datos, se puede concluir que el doctor de Alcocer debió nacer, muy probablemente, en una fecha que habría que situar, aproximadamente, entre 1435 y 1445. Fue contador mayor de cuentas de los RR.CC.

Fernando Díaz de Alcocer  y  María Ortiz fueron padres de,

Juan Díaz de Alcocer.
— Sancho Díaz de Alcocer, también oficial regio al servicio de la
Corona, provocando su inamovilble lealtad a la misma su exilio,
pues fue de los servidores de Enrique IV que se destacaron en
favor de Juana de Castilla, trasladándose con ella a Portugal
cuando se vio obligada a abandonar Castilla.
— García de Alcocer, vecino y regidor de la villa de Madrid, igualmente
oficial de Enrique IV, aunque siguió un camino opuesto al
de su hermano Sancho, pues se inclinó en favor de los Reyes
Católicos, desempeñando durante su reinado puestos de gran
responsabilidad.
— Álvaro de Alcocer, también servidor de Enrique IV, y, posteriormente,
de los Reyes Católicos.
— Luís Díaz de Alcocer, igualmente servidor de Enrique IV y de los
Reyes Católicos.
— Doctor Pedro Díaz de Alcocer, igualmente servidor de la monarquía
castellana a lo largo de la segunda mitad del siglo xv.
— Fernando Díaz de Alcocer, vecino de Alcalá de Henares, tal vez
el más joven de los hermanos, ya que apenas consta como oficial
regio durante el reinado de Enrique IV, aunque sí aparece más
frecuentemente como tal durante el reinado de los Reyes Católicos.

y fueron padres de varias hijas.

Por tronco de este linaje, según consta en una donación hecha al Monasterio de San Félix de Oca en 2 de Agosto de 1039, se tiene al Infante Sancho Sánchez de Alcocer, hijo del Rey D. Sancho II de Navarra y nieto del Rey García Sánchez.

Hijo de este Sancho Sánchez de Alcocer, fue Sancho García de Alcocer, que floreció por los años de 1048, fue Señor de Alcocer en la provincia de Guadalajara, y acompañó al Cid en su entrada a Valencia.




El caballero Sancho García de Alcocer, que floreció por los años de 1048, y fue Señor de Alcocer, en la provincia de Guadalajara, traía: En campo de plata, un águila de sable.




Las armas anteriores fueron modificadas por los descendientes de Fernán Díaz de Alcocer, los cuales comenzaron a traer: Escudo partido, 1º de plata, un águila de sable; y 2º de sinople, una banda de oro engolada de dragantes de gules y acompañadas de dos estrellas de oro; bordura de gules, con ocho sotueres de oro.




Los de Extremadura, traen: En campo de azur, dos estrellas de oro puestas en palo; bordura de gules, con ocho aspas de oro. Estas armas traía el caballero Alonso Pérez de Alcocer, natural de Puebla de Alcocer, primero de la rama de Cuenca y Madrid.