martes, 2 de junio de 2009

El castillo de Feria. Badajoz.


Los celtas, 850 años a.C pueblan este lugar de la Lusitanía, bautizandolo con el nombre de Seria. Pero serian los romanos los que construyeran un castro en el mismo lugar donde hoy se levanta el actual castillo, que, posteriormente aprovechan los árabes para edificar, allá por el siglo XI una pequeña alcazaba para proteger a los habitantes de la entonces llamada Seridja. En el siglo XIII pasa a manos cristianas tras ser conquistado por Pedro González Mengo, Maestre de la Orden de Santiago.
De nuevo debemos estas fotos y gran parte de los textos a José Luis Martín Tejero.

En el año 1394 Enrique III dona población y fortaleza a Gomez Suarez de Figueroa. Desde entonces el nombre de Feria estará ligado a esta familia, el mas poderoso feudo de Extremadura. Enrique IV otorga el primer titulo de señorío a Lorenzo Súarez de Figueroa, primer conde de Feria, quien construye el nuevo castillo.
Destaca de manera particular su torre del homenaje de 40 metros de altura, enorme mole cuadrada, desde cuya terraza se divisa una iniguanable panorámica sobre la comarca de Los Barros. La impresionante torre es un bello ejemplo de la arquitectura gótico militar. El ingreso principal, se realiza a través de la segunda planta sobre el paso de ronda de la muralla transversal. Es realmente curioso el muro transversal que a modo de muralla diafragma divide el cuerpo principal del castillo en dos partes. Su interior está formado por cuatro plantas. Rodean a la majestuosa torre algunos cilíndricos torreones y lienzos de muralla con los merlones del almenaje desmochados. En la parte norte aun se conserva un aljibe con bóveda de ladrillos. Es realmente curioso el muro transversal que a modo de muralla diafragma divide el cuerpo principal del castillo en dos partes. A pesar del gran volumen y majestuosa presencia de la torre, no faltan los detalles constructivos de apreciable elegancia, como los finos enmarques y recercos de algunas de sus ventanas, la puerta de entrada gótica, con arco mixtilíneo cuyos vértices se rematan con rosetas y, sobre todo, la cornisa volada sobre canecillos que sirve de coronamiento y donde se sustentaría el almenaje, así como el matacán redondo sobre cuidadas filas de ménsulas escalonadas de diferente trazado. Dos aljibes que almacenan las aguas de filtración y de superficie abastecen ambos sectores de la plaza de armas; mientras el abastecimiento interior es más complejo: sobre el terrado se construyeron dos depósitos cilíndricos que recogen las aguas llovedizas uno de los cuales queda para servicio de las dependencias superiores, mientras el otro manda el agua por tubería, empotrada en el muro, al gran aljibe situado en el sótano, para abastecer las dependencias inferiores. Este aljibe está dotado de desagüe para evitar el rebosamiento, y entrada para ser abastecido manualmente desde el exterior mediante el acarreo de agua, en caso de necesidad. Quedaban, de esta forma, cubiertos los servicios exteriores e interiores. Presenta una bella portada gótica de influencia portuguesa con puntales rematados por hojas de higuera, símbolo de la Casa de los Feria.

Lorenzo Suarez de Figueroa es el I conde de Feria a mediados del siglo XV. Es hijo primogénito de Gomez Suarez de Figueroa, I señor de Zafra, y de Elvira de Mendoza y Lasso de La Vega hija de Diego Hurtado de Mendoza, X señor de Mendoza, y de Leonor Lasso, señora de la Vega, y por tanto hermana del I marques de Santillana. Es el abuelo del I conde de Feria también un Lorenzo Suarez de Figueroa, I señor de Feria en la segunda mitad del siglo XIV, que casa en primeras nupcias con Isabel Mexia de donde viene los señores, condes y duques de feria y en segundas nupcias lo hace con Maria de Orozco. De este segundo matrimonio nace Catalina Suárez de Figueroa que casa con su primo en segundo y tercer grado por su ascendencia común en la Casa de Orozco Iñigo López de Mendoza, I marqués de Santillana; Catalina es prima segunda del padre de su marido; ella Orozco por su abuelo materno y él por su bisabuela paterna. Son hermanos de Catalina, Mencia de Figueroa y Teresa Suarez de Figueroa y Orozco, señora de Escamilla que casa con Enrique de Guzman, II conde de Niebla y cuyo hijo único es el primer duque de Medina Sidonia. Vemos como Gómez y su hermanastra Catalina emparentan con los Mendoza pues casan ambos con hijos del X señor de Mendoza; él con Elvira y ella con Íñigo Gonzalez de Mendoza, I marqués de Santillana. Casa el I conde de Feria con Maria Manuel de Villena, señora de Montealegre. Es Maria Manuel sobrina nieta por vía materna de Juana de Mendoza al estar Juana casada con el VII señor de Amusco, Palencia, que es hermano del abuelo de Maria. Es Juana además tía del marqués de Santillana y de la esposa del I señor de Zafra. María Manuel es nieta paterna de don Juan Manuel.
Los I condes de Feria son padres de Gomez Suarez de Figueroa, II conde de Feria, que casa con María Álvarez de Toledo. Es María hija de Garcia Alvarez de Toledo, I duque de Alba, y de María Enríquez de Quiñones y Toledo una Mendoza por su padre; es biznieta de Juana de Mendoza. Juana Enriquez esposa de Juan II de Aragón es tia materna de María por lo que María es prima hermana de Fernándo el Católico siendo así que el II conde Feria se convierte por matrimonio en primo de los reyes de Castilla además de emparentar con la poderosa Casa de Alba. Había casado María en primeras nupcias con Francisco Solis, I conde de Coria, sin sucesión.
Son padres los II condes de Feria de Lourenzo Suárez de Figueroa y Toledo, III conde de Feria, que casa con su prima segunda Catalina Fernandez de Cordoba, II marquesa de Priego, también una mendoza por su madre y descendiente por su abuela materna del condestable Álvaro de Luna ya que esta es nieta del Condestable. La abuela materna del III conde de Feria y el abuelo materno de su mujer son hermanos y ambos nietos de Juana de Mendoza.
Los III condes de Feria son padres de Pedro Fernandez de Cordoba y Figueroa, IV conde de Feria, casa con Ana Ponce de Leon y Tellez-Giron, hija del I conde de Arcos. Son padres de una hija que sucede a su abuela en el condado de Priego en Córdoba. El VII titular de Priego casa con una hija del VIII duque de Medinaceli y en su hijo se contnua el marquesdo de Priego y el ducado de Medinaceli. Son también los III condes de Feria padres de Gómez Suárez de Figueroa que sucede a su hermano ya como I duque de Feria y casa con Joan Dormer. Su nieto el III duque de feria no tiene heredero y pasa la sucesión a su primo en segundo y tercer grado el V marqués de Priego y así al ducado de Medinaceli hasta el momento presente.