jueves, 3 de abril de 2008

Castilnovo-Paraje y Castillo-. Segovia.

El Castillo de Castilnovo, o castillo de Galofre, se encuentra situado en el condado de Castilnovo, Segovia; en el término de la localidad de Villafranca. Perteneció, entre otros, a don Álvaro de Luna, a la familia Stúñiga, y a los duques de Frías. Juan II cedió la fortaleza a su válido don Álvaro de Luna en 1430, en una de sus torres se aprecian reproducidos las armas de éste. En 1472 era propiedad del duque de Escalona y marqués de Villena Juan Fernández Pacheco, luego duqués de Frías y condestables de Castilla.
El Castillo fue declarado monumento de interés cultural en junio de 1931. Bajo la protección de la Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949, y la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español.
Su origen es árabe, edificado entre los siglos XII y XV, Abderramán I fue, probablemente, su fundador. De estilo mudéjar toledano, obra de alarifes moriscos. Poco queda de la construcción primtiva de la época califal siendo ahora una amalgama de estilos arquitectónicos que se sopreponen por los añadidos hechos entre los siglos XIV y XVI, y las últimas reformas se remontan a los siglos XIX y XX. Es una mezcla entre fortaleza y palacio de planta cuadrada, sobre la cual destacan sus impotentes torres, tres prismáticas y otras tres cilíndricas, que pierden fuerza al estar adornadas de vanos con alfiz ajimezados, de herradura, conopiales y apuntados. En él se puede ver una bella mistura de piedra de sillería, con ladrillos mudéjares y calicanto, todo ello rodeado de una densa vegetación que cubre una buena parte del edificio. Dentro del castillo se puede ver el patio de armas, varias salas museo y una biblioteca. XIX.
Alojó a los reyes de Aragón, Fernando I y Leonor. Posteriormente Juan II hizo entrega del mismo a su valido, Alvaro de Luna. A la muerte de éste, Enrique IV entregó Castilnovo a don Juan Pacheco valido luego de Enrique IV y uno de los causantes de la caida del Condestable. Es adquirido posteriormente, junto con la gran extensión de terreno que lo rodea, por Fernándo el Católico, creando así el condado de Castilnovo que cedido como dote a su nieta doña Juliana Angela de Velasco y Aragón, primera condesa de Castilnovo en 1557. En el siglo XVI aloja a los hijos del rey de Francia, Francisco I, como rehenes, tras labatalla de Pavía. En 1859 el príncipe alemán de Hohenzollern, su propietario, se lo vendió a Jose Galofre, secretario y pintor de Cámara de la reina Isabel II. Después el castillo ha pertenecido a los marqueses de Quintanar que lo vendieron a una asociación hispano-mexicana llamada Castilnovo S.A. Convertido el Castillo y la finca en una gran mansión denominada Castillo y finca histórica para el ocio y la cultura que realiza aquí jornadas y festivales para unir la cultura española y mejicana.
Pedro Fernández de Velasco III duque de Frías, IX condestable de Castilla, V conde de Haro, VI mayorazgo y XIII señor de la Casa de Velasco, casa con Juliana Angela de Velasco y Aragón I condesa de Castilnovo, su prima hermana, hija de Bernardino de Velasco, I duque de Frías y de su segunda mujer Juana de Aragón hija natural del rey Fernando de Aragón, sin sucesión. Siguiendo en la Casa su sobrino Íñigo.