martes, 12 de mayo de 2009

El Señorío y el Marquesado de Moya. Cuenca.

Andrés de Cabrera, primer marqués de Moya en la tierra de Cuenca desde 1480. Hermano de Alonso de Cabrera, regidor de la Ciudad y procesado en causa de judaísmo en 1489 por su tribunal del Santo Oficio. 

En las Cortes de Toledo de 1480 los Reyes Católicos convierten este señorío en marquesado dándole jurisdicción y dominio sobre treinta y dos poblaciones que llegarían en algunos momentos hasta treinta y seis. Isabel de Bobadilla y su marido Andrés de Cabrera grandes soportes de la reina Isabel serán los primeros marqueses de Moya. La Casa de Moya emparentará con la familia Mendoza cuando la hija de Isabel de Bobadilla se case con un Hurtado de Mendoza y sean los primeros marqueses de Cañete. En la generación siguiente los marqueses de Moya se unen a la casa de Villena por matrimonio de la tercera marquesa de Moya, Luisa de Cabrera, con Diego López Pacheco, II marqués de Villena. Esta unión significara que la Casa de Moya pasa a depender en sus alianzas políticas y económicas de los intereses de Villena. Así, en el siglo XVII el marquesado de Moya entra en decadencia al desaparecer de estas tierras la familia de los Albornoces, Cabreras, Carrillos, y Pachecos. El siglo XIX es el fin de Moya, de su importancia, de su prestigio y de su grandeza. Las nuevas orientaciones políticas y administrativas, la desamortización de Mendizábal, hicieron que prácticamente despareciera al perder la jurisdicción sobre los pueblos de su tierra.

En el año 1210 fue repoblado el territorio de Moya y restaurada su fortaleza y en 1215, Enrique I da Moya en privilegio a la Orden de Santiago. Su primer señor fue don. Juan González, maestre de Calatrava. Comienza así una azarosa historia del señorío que fue moneda de pago de favores y servicios en manos de los reyes de Castilla. En el año 1319, durante el reinado de Fernando IV el territorio de Moya vuelve a la corona, aunque este territorio pasará de nuevo a ser de señorío y forman parte del señorío de Albornoz hasta 1391 en el que los territorios de Moya pasan a la jurisdicción real al comprar los moyanos a Juan de Albornoz, señor de Moya, su libertad y derechos por 10.000 florines de oro, algo mas de 100.000 reales. Así el tercer, el cuarto y el quinto señor de Albornoz se titulan como señores de Moya. Durante los siglos XIII y XIV algunos caballeros moyanos participaron en empresas militares como la batalla del Salado en 1340, el sitio de Algeciras en 1343, en cuya fortaleza ondearía el pendón de Moya. En el año 1451 Juan II dio Moya al Marqués de Villena contra el que se resistieron los moyanos con éxito y en 1463 Enrique IV hizo donación de Moya a don Andrés de Cabrera, "el buen vasallo" a lo que también se opusieron los moyanos. Debido a ello Andrés Cabrera no tomaría posesión de su señorío hasta 1475 cuando los Reyes Católicos confirmaron esta donación, pues Moya siempre estuvo de parte de Isabel La Católica en el proceso sucesorio. Esto le valió que de señorío se convirtiera en marquesado en el año 1480, aunque la Reina Católica, en su testamento, manifestó ciertas dudas acerca de la legitimidad de esta donación.

Desde 1296 hasta 1480, Moya irá de mano en mano en pago defavores o en garantia de servicios y pactos. En 1319, Fernando IV declaró esta villa PATRIMONIO DE LA CORONA, previa la propuesta de Marta de Molina. Esto fue un hito importante alcanzado por Moya; ser REALENGO. Por este titulo vendrá a suirir numerosas vejaciones. Los reyes con frecuencia faltaron a su juramento aunque volvieron a confirmar el privilegio en 1390. Los moyanos alcanzaron fama de rebeldes por la defensa que hicieron de sus fueros, incluso ante las mismas Cortes Castellanas por medio de sus representantes permanentes. Llegaron -hecho insólito- a comprar su libertad y derechos en 1391 a la viuda de don Juan de Albornoz, señor de Moya, por 10.000 florines de oro. Aún asl tampoco fueron respetados susfueros. Juan 11 dio Moya al Marqués de Villena en 1451 contra el que se resistieron los moyanos con éxito. En 1463, Enrique IV hizo donación del señorío de Moya a don Andrés de Cabrera, "el buen vasallo". También entonces se opusieron los moyanos. No pado tomar posesión hasta 1475 cuando los Reyes Católicos confirmaron esta donación, pues Moya siempre estavo de parte de lsabel La Católica en el proceso sucesorio. Esto le valió que de señorío se convirhera en MARQUESADO el año 1480. Pero la Reina Católica, en su testamento, manifestó ciertas dadas acerca de la legitimidad de esta donación. Durante los siglos XIII y XIV algunos caballeros moyanos participaron en numerosas empresas militares, talas como la batalla del Salado en 1340, el sitio de Algeciras en 1343, en cayafortaleza llegó a ondear el pendón de Moya. Desde su elevación a Marquesado, Moya se personificó en sus marqueses. Los años grandes fueron los de sus primeros marqueses don ANDRES DE CABRERA y doña BEATRIZ DE BOBADILLA. También Moya escribió páginas de lealtad a la Corona en la época de las Comunidades. Fueron contra las Germanias pero también se levantaron contra el segundo marqués donJuan de Cabrera al que derrotaron. Repuesto éste, castigó severamente a los cabecillas de la revuelta, si bien poco después los perdonó.

2 comentarios:

  1. “Pero la historia de Moya se remonta a la época musulmana ya que fue una de sus primeras conquistas convertida en baluarte musulmán en el siglo VIII. En el año 830 Álvaro de Mariño reconquista este enclave y cambia su apellido por el de Moya. El territorio de Moya estaba situado en la inestable frontera entre tierras cristianas y musulmanas y así formó parte de las fuerzas musulmanas, junto con Cuenca y Alarcón, en la batalla de Uclés del año 1176, aunque siete años después es reconquistado. La fortaleza de Moya cae definitivamente en poder cristiano en el año 1183 por Alfonso VIII, tras un duro sitio convirtiéndose en una plaza de importancia estratégica para la reconquista general".

    He leído extrañado el párrafo que antecede sobre Moya.
    He de manifestar lo sigüiente:

    Moya no conserva ningún indicio que nos haga pensar que tuvo o fue un enclave árabe.
    No se puede demostrar su conquista en el siglo VIII.
    Álvaro de Mariño, es un personaje fantástico sacado de alguna mente soñadora.
    Moya -al no existir en esta época- no pudo formar parte de las fuerzas musulmanas, junto con Cuenca y Alarcón, en la batalla de Uclés del año 1176.
    La fortaleza de Moya no pudo caer definitivamente en poder cristiano en el año 1183 por Alfonso VIII,puesto que no existía. y Alfonso VIII nunca pasó del río Cabriel donde había una tierra de nadie donde, tanto él como el rey moro de Valencia, se habían comprometido a respetar.

    Se han escrito muchas barbaridades históricas sobre Moya porque un día alguién lo escribió infundadamente y otros muchos después lo repiten.

    Sin un estudio o conocimiento de todos los documentos de las catedrales de Toledo, Cuenca y Albarracín, donde hacen referencia a Moya, no se puede hablar de la verdad sobre Moya.
    Niceto Hinarejos

    ResponderEliminar
  2. Suprimo el texto en cuestión. Gracias por tu nota.

    ResponderEliminar