viernes, 15 de mayo de 2009

Fue, en Madrid. La iglesia de San Juan Bautista.

Plaza de Ramales con el monumento en recuerdo de la localización aquí de la iglesia de San Juan. A pocos metros se encontraba la iglesia de Santiago, que reconstruida se mantiene. Es la que aparece en el plano de Texeira con la letra C, siendo la de San Juan la letra F.
Con la letra F aparece la iglesia de San Juan en el plano de Texeira de 1656.
Bajando por la calle de San Nicolás hacía la calle Mayor y tras pasar por la que fuera la casa donde vivio el conde duque de Olivares llegamos a la iglesia de San Nicolás.
Situada entorno a la actual plaza de Ramales, se trata de otra de las iglesias más antiguas que tuvo Madrid, puesto que ya aparece nombrada en el Fuero de 1202 como una de las parroquias de la ciudad. Con la advocación de San Juan Bautista, en 1254 fue consagrada por fray Roberto, obispo de Silves, con licencia de don Sancho de Rojas, arzobispo de Toledo, siendo junto con San Pedro la única iglesia que se cita en el siglo XVII como consagrada. Según Antonio Ponz, su tamaño y su fábrica eran sumamente pobres y con poco que destacar; quizá, lo más interesante era la imagen de Santa María de Gracia y Socorro que se veneraba en el altar mayor.En 1606 se incorporó a esta parroquia la feligresía de la extinta parroquia de San Gil el Real, siendo desde entonces y hasta 1639 parroquia de Palacio. Aquí fue bautizada la infanta Margarita de Austria, hija de Felipe IV y de Isabel de Borbón. Su feligresía fue durante el Antiguo Régimen una de las más distinguidas de la villa, enterrándose varios linajes nobiliarios como los Herreras, Solises y Lujanes, así como los del insigne pintor Diego de Velázquez. La parroquia de San Juan fue derribada durante los años del reinado de José Bonaparte, dando origen su solar a la actual plaza de Ramales.


Restos arqueológicos de la iglesia de San Juan Bautista con las catas que se hicieron, aunque sin éxito, para localizar el cuerpo del pintor Velazquez.